Movimiento del Acceso Abierto

Tiene como uno de sus principales antecedentes la Iniciativa de los Archivos Abiertos (OAI, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es desarrollar y promover normas de interoperabilidad que faciliten la diseminación del contenido publicado en internet.

El Movimiento de Acceso Abierto surge como consecuencia las dificultades para el acceso a la información científica. La aparición de las tecnologías de la información y la comunicación hicieron posible que los investigadores cuestionaran el modelo tradicional de comunicación científica.

De esta manera, surgieron tres iniciativas que produjeron declaraciones acerca del acceso abierto. Según la Declaración de Budapest (2002) el acceso abierto a la literatura científica implica su “disponibilidad gratuita en internet público, para permitir a cualquier usuario leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o acceder a los textos completos sin ninguna barrera financiera, legal o técnica, fuera de las que son inseparables de las que implica acceder a Internet mismo”, con la única limitación del respeto al copyright y a los derechos de autor. Las otras declaraciones, Berlín (2003) y Bethesda (2003) también apoyan la necesidad de la disponibilidad de la información científica en internet sin restricciones.

Los modelos que se han desarrollado para la difusión de contenidos en acceso abierto son los siguientes:

  • La ruta verde, que implica el depósito, generalmente mediante el autoarchivo, de documentos en repositorios de libre acceso.
  • La vía dorada, que permite la difusión de revistas de acceso abierto.